Las ICD

 

En la actualidad un componente significativo de las economías nacionales se sustentan en la cercana relación y la creciente inter-relación entre dos sectores: las tecnologías digitales y los contenidos creativos. Por un lado, las tecnologías digitales junto a Internet están modificando rápidamente los modos en que los contenidos creativos son producidos, mercadeados y distribuidos. Por otra parte, el acceso a los contenidos de maneras nuevas e innovadoras ha sido un factor clave para el desarrollo de la tecnología digital.

Las Industrias Creativas incluyen una gran variedad de sectores cuyas habilidades para adaptarse y utilizar nuevas herramientas y tecnologías varía significativamente entre sí.  Algunos de estos sectores no estarán en condiciones de obtener ventajas de los nuevos modelos, canales e instrumentos a fin de encontrar y crear sus propios mercados. En todos los sectores creativos, muchos grupos estarán en desventaja, particularmente aquellos que se encuentran lejos de los grandes centros urbanos.

La interacción entre las innovaciones digitales y la creatividad no ocurre de manera orgánica ni pacífica. De hecho, en los últimos años, pocos sectores han experimentado más cambios disruptivos que las industrias creativas. En particular la música, la publicidad, la actividad editorial, la televisión, el cine, la animación y los videojuegos, cuyas tecnologías de base y los métodos de creación y distribución de productos y servicios así como la monetización de sus ingresos e inversiones, se han visto alterados por la revolución en las tecnologías digitales.

A su vez ha surgido una generación de consumidores con conocimientos, que demanda más diversidad, acceso a nuevos contenidos y precios más bajos que las generaciones anteriores. Alentar a los creadores de contenidos a que adopten nuevas tecnologías para producir y hallar mercados adecuados, ha sido una de las recomendaciones más conocidas. Sin embargo, la brecha en el desarrollo de nuevas capacidades es muy amplia. Los creadores de contenidos están expuestos a cambios disruptivos que no son predecibles. Estos cambios reconfiguran las fronteras conocidas y desafían los modelos de negocios convencionales así como las prácticas en la economía creativa. Por lo tanto estos creativos deben asumir comportamientos estratégicos así como prácticas organizacionales que representen el distanciamiento de éxitos pasados así como estrategias y prácticas conocidas.

El desarrollo de la Economía Creativa Digital requiere de un fuerte apoyo y debe ser facilitada, de tal modo que los creadores de contenidos, tengan acceso a oportunidades de desarrollo de sus capacidades como así también poder beneficiarse de las mismas mientras se reducen las amenazas de los nuevos entornos.

Francisco Simplicio
Former Assistant Director
Programme and Funds Management
UN Office for South-South Cooperation (UNOSSC).